Laguna de San Juan

Refugio de Fauna

Laguna de San Juan vista desde el páramo.
El camino acentúa más la diferencia entre la vegetación de humedal y la del páramo.

La Laguna de San Juan pertenece al Ayuntamiento de Chinchón y constituye una importante zona húmeda del sur de Madrid. Se trata de un lugar de nidificación, descanso y refugio para gran variedad de aves, especialmente acuáticas, razón por la cual fue declarada Refugio de Fauna el 14 de febrero de 1991 (el amor estaba en el aire). Además es una Zona de Especial Conservación (ZEC).

El agua de la laguna procede de filtraciones de agua subterránea y el propio agua de lluvia. En cuanto a la vegetación, la especie dominante es el carrizo (Phragmites australis) que sirve de refugio para muchos animales. Se acompaña de otras especies típicas de humedales como la espadaña (Thipha latifolia), más próxima al agua, o el junco de churrero (Scirpus holoschoenus), cerca de los caminos. Este tipo de vegetación contrasta con la circundante, propia de páramos y zonas más secas donde destaca el esparto (Stipa tenacissima) y el tomillo (Thymus vulgaris), inconfundible por su olor.

Laguna de San Juan vista desde el observatorio.

La fauna más típica es, sin duda, la avifauna acuática: ánades, fochas, zampullines, somormujos… En nuestra visita, la especie protagonista fue el aguilucho lagunero (Circus aeruginosus). Un par de machos nos deleitaron con sus constantes acrobacias y reclamos, en su intento de llamar la atención de las hembras que pululaban por allí. ¡Queda pendiente una entrada de esta espectacular ave!

Aunque las aves sean las más abundantes y variadas del lugar, no hay que olvidar otras igualmente importantes. Por nombrar algunos ejemplos está la mariposa macaón (Papilio machaon), el tan amenazado galápago leproso (Mauremys leprosa) y mamíferos como el zorro (Vulpes vulpes) y la comadreja (Mustela nivales). Los micromamíferos han aumentado en los últimos años como así lo demuestran las egagrópilas* de rapaces nocturnas recogidas en la zona.

Hembra de aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) en la Laguna de San Juan

* Egagrópila: bola formada por restos de alimento que las aves no pueden digerir y, por tanto, regurgitan. Pueden contener huesecillos, pelo, restos de insectos, escamas de pez…

En nuestra pequeña excursión pudimos detectar otros animales sin llegar a verlos… Fijándonos en las pistas que dejan a su paso encontramos varios cagarruteros de conejo (Oryctolagus cuniculus), huellas de jabalí (Sus scrofa), pasos de fauna que se abrían entre los carrizos para llegar al agua y una madriguera de topillo (Microtus sp.), con el agujero perfectamente hecho.

Madriguera de topillo (Microtus sp.) en la Laguna de San Juan

Por último, apuntar que en las inmediaciones de la laguna se han encontrado interesantes restos prehistóricos que ponen de manifiesto, ya desde antiguo, la importancia del lugar.

¿Os animáis a visitarla?

Extra: como la laguna se puede ver en una mañana, podéis aprovechar y hacer una visita cultural y gastronómica a Chinchón, no os decepcionará.

2 comentarios sobre “Laguna de San Juan

Los comentarios están cerrados.