Día Internacional de los Bosques – 21 de marzo

Cuando oímos la palabra bosque es fácil transportarnos mentalmente a un lugar idílico, de árboles frondosos, hierba fresca y ríos de aguas cristalinas que serpentean los viejos troncos. Donde los cantos de las aves amenizan las jornadas y el sol se cuela entre las hojas para dar paso a la vida…

Bosque de ribera en las Hoces del Río Duratón (Segovia)

En efecto, un bosque es un ecosistema donde predominan las especies arbóreas y que cuenta con una gran variedad de flora y fauna. Hay muchos tipos de bosque según la región (bosque templado, boreal, tropical o subtropical), el tipo de árbol predominante (bosque caducifolio, perennifolio o mixto), la orografía y el microclima del lugar.

Los bosques juegan un papel fundamental en la vida del planeta. Desde antaño, el hombre ha utilizado (y utiliza) los recursos que ofrece: madera, frutos silvestres, setas, agua potable, refugio, medicinas… Sin olvidarnos de que constituyen enormes almacenes de carbono.

Hayedo de Montejo (Madrid)

Sin embargo, estos bellos e importantes ecosistemas se encuentran en receso y gravemente amenazados debido a la explotación maderera y minera, la deforestación para agricultura, ganadería y vías de comunicación y la construcción de ciudades e hidroeléctricas. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), cada año desaparecen 8,8 millones de hectáreas de bosque, que para que os hagáis una idea hablamos de una superficie mayor a toda Andalucía. Otro dato alarmante es que el 12% de los gases de efecto invernadero proceden de la deforestación y otros cambios de uso del territorio.

Bosque mixto de roble (Quercus pyrenaica) y pino (Pinus sylvestris) en el Puerto de Canencia (Madrid)

Pero no todo está perdido. Hay muchas personas trabajando en pro de los bosques, realizando campañas, planes y actuaciones para preservar los bosques y restaurar aquellos degradados.

La creación de un día internacional para este ecosistema también supone un avance, que ayuda a concienciar y movilizar a la ciudadanía. Aunque es relativamente reciente, los inicios se remontan a 1969. Durante el Congreso Forestal Mundial que se celebró en Roma ese año ya se recomendó establecer un Día Internacional de los Bosques. Esta recomendación fue aceptada por la FAO en 1971. El día elegido fue el 21 de marzo que coincide con el comienzo de la primavera en el hemisferio norte.

Sin embargo, habría que esperar a diciembre de 2012 para que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara el Día Internacional de los Bosques que se celebró por primera vez el 21 de marzo de 2013. Este año 2019, la campaña se celebra bajo el eslogan “Bosques y educación. Aprende a amar el bosque”.

Os dejo el vídeo que ha creado la FAO en conmemoración del Día Internacional de los Bosques 2019.

¡Entre todos podemos hacer de este mundo un lugar mejor!

Día Mundial de los Humedales – 2 de febrero

Los humedales están entre los ecosistemas más diversos y productivos del planeta, siendo vitales para la supervivencia humana. Has leído bien. Los humedales nos aportan innumerables servicios ecosistémicos como agua potable, alimento, materiales de construcción… Además, suponen un importante sumidero de CO2 (si amigos las plantas acuáticas y, sobre todo, las algas depuran el aire ya que absorben grandes cantidades de dióxido de carbono).

Por desgracia, los humedales también han sido (y son) uno de los ecosistemas más amenazados. Históricamente, se colmataban porque se creía que eran foco de enfermedades.  Y los que se libraban, eran sobreexplotados sin miramientos por lo que la cantidad y calidad de estos ecosistemas ha ido mermando con los años.

Parque Nacional Tablas de Daimiel

El 2 de febrero de 1971 se celebró la Convención sobre los Humedales en Ramsar (Irán) para establecer medidas de protección y conservación a los cada vez más amenazados humedales. Es importante destacar varias cosas de la reunión:

Se define el término humedal de una forma amplia. No solo abarca marismas, lagos y pantanos sino también ríos, estuarios y deltas, oasis, turberas e incluso zonas marinas próximas a la costa, arrecifes de coral y manglares. Además, se incluyen los ecosistemas acuáticos artificiales como estanques piscícolas, arrozales, embalses y salinas.

De aquí surge el llamado Convenio relativo a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (no había un título más largo), también conocido como Convenio de Ramsar por celebrarse en la ciudad que le da nombre.

Las Partes Contratantes se comprometen a la conservación y el uso racional de sus humedales. Además, tienen la obligación de designar al menos uno para ser incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional.

Por último, se recalca el concepto de uso racional de los humedales, entendido este como el aprovechamiento de sus recursos de un modo sostenible, que no altere las características propias del espacio.


«La conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo».

Misión del Convenio Ramsar


Australia fue el primero en adherirse al Convenio en 1974. España tardó un poco más. Se unió en 1982 e incluyó dos primeras zonas húmedas en la Lista: Doñana y las Tablas de Daimiel. A día de hoy, un total de 320 humedales españoles están incluidos en la Lista, de los cuales 74 están protegidos por el convenio.

El 2 de febrero de 1977, hace ya 42 años, se declaró el Día Mundial de los Humedales en conmemoración de la firma del Convenio de Ramsar. Este año 2019, bajo el eslogan “No estamos indefensos ante el cambio climático” se pretende concienciar a las personas de que los humedales nos ayudan a combatir los efectos del cambio climático.


Parque Nacional Tablas de Daimiel

¡Entre todos podemos hacer de este mundo un lugar mejor!